Columbario: ¿qué son y cuál es su origen?

Cuando pensamos en un palomar, es posible que, a nuestra mente, si lo conocemos, venga la imagen de un columbario. Esta relación, que a priori podría parecernos rara sería más que acertada, y es que la palabra columbario proviene de columbarium, de origen latín y que significa propiamente palomar. Estos pequeños nichos ordenados de forma circular que sirven para almacenar las urnas funerarias de los fallecidos son un tipo de entierro solicitado por los difuntos o elegido por familias en función de sus capacidades económicas debido a su precio. Desde Tanatorio Bizkaia queremos acercaros este tipo de sepulcros y algunos de sus ejemplos más conocidos en la historia y en la actualidad.

En primer lugar, cabe destacar que este tipo de entierros tiene su origen en la antigua Roma, donde en columbarios como los situados en la Puerta Latina o la Puerta Capena, y estudiados por los arqueólogos, se enterraban las urnas en pequeños nichos similares a los palomares.

Muchos de los columbarios en la actualidad en los cementerios son de titularidad municipal y, cuando una familia adquiere uno, lo hace para un tiempo concreto, es decir durante 49 años o 99 años, como son el caso, respectivamente de Málaga y Cantabria, donde tiene un precio de 600 euros. Por ello, se trata de una opción económica que suele tomarse ante las estrecheces económicas o el deseo del difunto, y que supone también una opción que genera menor riesgo para la salud pública, pudiendo construirse casi en cualquier lugar.

Hoy en día existen algunos columbarios muy famosos, tanto en estados de futbol, catedrales o parroquias. Algunos de los más famosos son el columbario Cautivo de Málaga, el columbario de la Almudena, el columbario del Atlético de Madrid o el del Valle de los Caídos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.